Acceso alumnos

Manifiestos: lo que no toleran más nuestros estudiantes.

Manifiestos: lo que no toleran más nuestros estudiantes.

No toleramos más la repetición de rutinas de estudio poco didácticas que dificultan la adquisición del conocimiento. Las formas de enseñanza tradicionales son poco pedagógicas. ¿Nunca te sentiste totalmente cansado en la escuela? Alguna vez llegaste a pensar, ¿para qué me sirve lo que estoy estudiando? O ¿no padeciste estudiar para posteriormente darte cuenta, de que todo lo que leíste, o memorizaste, con el paso del tiempo, difícilmente llegás a recordar?

 No toleramos más la repetición de rutinas de estudio poco didácticas que dificultan la adquisición del conocimiento. Debemos buscar modos mucho más prácticos que los tradicionales. En nuestro colegio, por ejemplo, observamos un mejor funcionamiento de este sistema. Percibimos un vínculo cordial entre alumnos y profesores. Esto permite un mayor y mejor nivel de construcción de conocimiento. Nuestra institución se encuentra claramente en ventaja frente a las demás, pero esto no quita el hecho de que aún haya cuestiones que ajustar o modificar”.

Este extracto pertenece a uno de los Manifiestos que estudiantes de 4º  año de nuestra Escuela Secundaria “Raúl Arino”, escribieron a partir de un trabajo de integración de las asignaturas Construcción Ciudadana y Participación, Historia y Lengua y Literatura, donde pudieron expresar cosas que No toleran más.

Los temas sobre los que durante meses estudiaron, analizaron, debatieron y manifestaron versan sobre “El amor como una construcción social”, “La educación hoy”, “El rol de la mujer en los medios de comunicación”, “Las redes sociales”, y otras temáticas que los involucran directamente como adolescentes, como sujetos políticos, y que se constituyen como una declaración pública de principios e intenciones, para “que nos escuchen, por eso elegimos el modo imperativo que tienen los manifiestos, como una actitud para mostrar nuestros descontentos”, cuenta Ignacio Aguirre Moretti.

 “Hay que pensar siempre que la palabra de los jóvenes representa muchísimo para la sociedad”, reconocen estos adolescentes que rondan los 16 años, y que apuestan a que a través de estos Manifiestos algo cambie.

“En nuestro grupo, armamos el manifiesto llamado “Adolescentes, entre el eros y el aula”  a partir de entrevistas a profesores y a alumnos de la escuela, considerando que muchos profesores tienen una imagen estigmatizada de nosotros”, cuenta Francine Miranda, y reconoce que “la mirada que muchos docentes tienen del uso que hacemos de las redes sociales por ejemplo, nos pone en un lugar de subestimación”.  

“Debe existir un quiebre en la mirada que el adulto tiene respecto del estudiante. La mirada actual posiciona al adolescente como un ser sin luz y al profesor como aquel que ilumina a ese ser y es su faro. Así se trata al estudiante como a alguien quien no posee conocimientos en lo absoluto y a los docentes como quienes “llenan estos continentes vacíos”. (Manifiesto “Adolescentes, entre el eros y el aula”)

“Estamos hartos de la desinformación sobre la educación sexual”, dice Agostina Calore, quien fue una de las precursoras del Manifiesto sobre “Eduación Sexual Integral”, donde se lee que “Todos pensamos, alguna vez, por falta de información, que la ESI se circunscribe al aspecto biológico del ser humano. Sin embargo, la educación sexual incluye aprender a expresar emociones y sentimientos, aprender a reconocer y respetar valores para cuidarnos y cuidar a los demás.

Con la ESI aprenderemos a respetar la diversidad sexual, aprenderemos a promover la igualdad de trato y oportunidades entre varones y mujeres, aprenderemos a construir relaciones más libres e igualitarias, aprenderemos a cuidar nuestra salud psico-físico-social y aprenderemos a disfrutar nuestro deseo”.

Para trabajar sobre la ESI, las y los estudiantes hicieron un juego, entendiendo que lo lúdico es un dispositivo apropiado para empezar a hablar de estos temas que tanto cuestan. El juego propone un recorrido con distintas preguntas sobre temáticas que involucran a la educación sexual integral, y que fue presentado en la primera muestra de proyectos hecha con las familias.

“Con el juego quisimos que los demás estudiantes de la escuela, a través de una forma divertida, puedan preguntar, divertirse y aprender”, rescatan los autores de este juego que seré presentado en la Semana de la Ciencia, que tendrá lugar en septiembre.

Por su parte, la docente de Lengua y Literatura Virginia Giraudo, manifestó su reconocimiento y el compromiso de las y los estudiantes, expresando que: “Queremos felicitarlos por el trabajo que han realizado de revertir todo aquello que la sociedad dice de ustedes y ustedes no son a través de los Manifiestos”,  y destacó “la importancia de las palabras para dar cuenta de sus pensamientos, que después lleven a la acción”.

te interesa recibir información de nuestra escuela?