Acceso alumnos

COVID-19 Recomendaciones de la OMS

COVID-19 Recomendaciones de la OMS

Desde el Equipo Directivo y Docente de la Escuela Raúl Arino queremos agradecer a todas las familias, niños y niñas, por el trabajo y el compromiso que están llevando adelante en esta etapa que nos toca transitar como sociedad y como comunidad educativa.

Sin dudas, la situación es particular para todos. Es habitual que los niños y niñas manifiesten incertidumbre, miedo e indecisión ante una situación en continuo cambio, pero es importante que este momento podamos ofrecerles mensajes de confianza y esperanza, explicándoles que no solo nos protegemos a nosotros mismos, sino también a los demás y recordarles que es temporal, que, a fin de cuentas, “de todo se sale”.

En este escenario de cuarentena, desde la Escuela Raúl Arino queremos compartir con ustedes algunas recomendaciones creadas por la Organización Mundial de la Salud.

1. Los niños y niñas pueden responder al estrés de diferentes maneras, como ser más cariñosos, ansiosos, retraídos, enfadados, revoltosos, mojar la cama, entre oras. Respondé a las reacciones de tu hijo de una manera que lo apoye, escucha lo que le preocupa y dale cariño (siempre que no existan síntomas) y atención extra.

2. Los niños y niñas necesitan más cariño y atención de los adultos en los momentos difíciles. Ofréceselo. Recordá escucharles, hablarles amablemente y tranquilizarlos.  Si es posible, buscá momentos para que el niño/a, juegue y se relaje.

3. Intentá mantener la comunicación con sus seres queridos, como familiares, amigas o amigos. Si se produce una separación (por ejemplo, una hospitalización), asegurate de que tenga un contacto regular (por ejemplo, por teléfono) y de transmitirle seguridad.

4. Mantené las rutinas y los horarios regulares tanto como sea posible, o ayudá a crear otros nuevos en un nuevo entorno. Incluílas horas de escuela y aprendizaje, así como tiempo para jugar y relajarse de forma segura.

5. Dales datos sobre lo que está pasando. Explicales lo que está sucediendo ahora y compartile información clara sobre cómo reducir el riesgo de ser infectado por la enfermedad en palabras que puedan entender según su edad. Esto también incluye dar información sobre lo que podría suceder de forma tranquilizadora (por ejemplo, un miembro de la familia y/o el niño puede empezar a no sentirse bien y puede tener que ir al hospital durante algún tiempo para que los médicos le ayuden a sentirse mejor).

Busquemos transitar este momento con la mayor paciencia y cariño posible. Aprovechemos la situación para compartir con ellos el valor de la salud, la rutina, los afectos y los derechos básicos. 

Sigamos cuidándonos en casa, muy pronto nos volveremos a encontrar.