Acceso alumnos

Arte con Bacterias

Arte con Bacterias

Luciana Paolitti habla y gesticula con gracia. Parada frente a su público, jóvenes de 13 y 14 años que la escuchan atenta, explica cómo es el proceso de hacer “Arte con bacterias”. En el marco del programa del Centro Científico Tecnológico Rosario, “Los científicos vuelven a la escuela”, esta Dra. en Ciencias Biológicas, investigadora del CONICET, visitó la Escuela Secundaria Nº 3283 “Raúl Arino” de la ciudad de Funes. En la mesa de trabajo del Laboratorio de Ciencias se amontonan placas de Petri cerradas con microorganismos dentro, casi invisibles al ojo humano pero que esconden infinitas posibilidades. También hay un mechero y otros elementos que luego usará para mudar a esos minúsculos organismos de un lugar al otro, y con ellos dibujar. En la pizarra electrónica va mostrando imágenes. Las que alguna vez fueron bacterias, bajo el lente de la cámara y el ojo de Luciana, se vuelven formas, paisajes, lugares. “Estas fotos son de mi cumpleaños de hace unos años”, cuenta mientras van pasando imágenes que muestran puntitos de distintos colores que parecen bailar, y casi que se puede imaginar la fiesta. La Biotecnóloga trabaja en el IBR-Insttituo de Bioquímica Molecular de Rosario- y en el CONICET, donde investiga sobre Biología molecular y la diferenciación neuronal. “Cuando empecé la parte más experimental comencé a ver muchas imágenes que para mi eran muy lindas e interesantes y que no salían del laboratorio”, cuenta Luciana, quien por ello se decidió a cursar también la carrera de Bellas Artes. Habla de lo hermosas que pueden ser las bacterias y los hongos con la misma pasión que quien describe una obra de arte, y esa pasión la transmite a las y los estudiantes, quienes se animan a preguntar: -“¿Qué pasa si una persona deja un microorganismo enfermo?” “¿No usás guantes?” “¿Te quemaste muchas veces?” Amable, serena y sonriente, va respondiendo una a una las inquietudes mientras explica el proceso para hacer sus fotos. “Empecé aislando los microorganismos de las personas que iba a retratar, del lugar que ellas eligieran”, relata, y continúa “después me interesé por los colores de las bacterias y usando técnicas de microbiología, aislé las colonias que me gustaban, esperé a que crecieran y comencé a hacer bocetos”. A su espalda, las imágenes de lo que va diciendo. “Este es un arte efímero porque los microorganismos crecen hasta un punto y luego mueren”, destaca, mientras invita a su público a que creen sus propias imágenes. “Ahora salgan al jardín y recogan las muestras que quieran”, propone. Habrá que esperar unos días para ver los resultados. “Que yo pueda aislar un microorganismo de un árbol o las imágenes que tomo son actividades habituales para los científicos, por ello no se sorprenden. El impacto lo tiene la gente que no hace ciencia, se sorprenden e incluso cambia un poco la concepción que suelen tener del microorganismo como patógeno”, explica Luciana. Sus fotos recorrieron algunas galerías y también pueden encontrarse en su blog visible-in-visible.blogspot.com Bernarda Guerezta- Departamento de Comunicación-IUGR